“Acertar con colocar al jugador adecuado, con la misión y en el sitio correcto es la clave del éxito”

Miguel Ángel Serrano Niño además de haber sido entrenador durante 29 años, nacional y fútbol sala, ha sido profesor de táctica, táctica fija y sistemas de juego en la Federación de Fútbol de Madrid, en la que ahora es el Director de la Escuela de Entrenadores. Incluso ha llegado a impartir conferencias por casi todo el mundo en diferentes países como Alemania, Argentina, Francia, Túnez, China, Marruecos… Serrano Niño a pesar de no ejercer actualmente como entrenador ha querido compartir sus conocimientos con el Instituto del Deporte Español.

Ver entrevista

Pregunta: ¿Qué diferencia fundamental encuentra entre el fútbol formativo y el profesional?

Respuesta: La diferencia esencial entre el fútbol formativo y el fútbol profesional se basa primordialmente en como la misma palabra indica la formación. La palabra conlleva desarrollo y paciencia, unido a un tiempo de maduración que en el fútbol formativo acaba dando frutos. En el fútbol profesional no hay tiempo, cuanto menos paciencia y lo que se persigue es la inmediatez y el resultado.

P: ¿Cree que el fútbol 7 y el fútbol 11 son contextos diferentes?

R: Si no son contextos diferentes, si son dependientes uno del otro. Según incrementamos el número jugadores aumentamos también el espacio de juego y eso conlleva que el jugador, en su etapa de formación, cada vez tenga menos contacto con el balón y por ello su mejora disminuya. La relación entre fútbol 7 y fútbol 11 como he dicho queda patente en el contacto con el medio. Quizá sería importante que en esa etapa de desarrollo hubiera un escalón intermedio, como la propuesta de fútbol 8 a fútbol 9.

P: ¿Prefiere construir la superioridad desde la primera línea o no arriesgar y que se construya desde el medio del campo?

R: No hay una respuesta absoluta a esta pregunta. La superioridad es útil dependiendo de momento del partido, del resultado en ese momento, de la fecha de la temporada. Además de otros factores externos como son las dimensiones del terreno de juego, superficie, climatología… que condicionan de manera muy clara la idoneidad de dónde la superioridad numérica te da más rentabilidad. Lo ideal es empezar con muchos y acabar con todos.

P: ¿En qué facilita la transición defensiva una propuesta que fomente la densidad ofensiva precedente?

R: De manera muy clara lógicamente, una buena transición defensiva facilita el reagrupamiento defensivo ordenador por el entrenador y que esto debe estar basado siempre en la coherencia. Más que la densidad que se refiere al número de efectivos en una zona, hablemos de efectividad independientemente del número y más relacionada con la labor de cada uno de ellos. Acertar con colocar al jugador adecuado y con la misión correcta en el sitio que se debe, es la clave del éxito en esa faceta tan importante del juego.

P: ¿Cree que es necesario desarrollar una planificación de la plantilla para plantear un proyecto de juego determinado?

R: Es importante lógicamente para poder imponer un modelo de juego conocer las características de tu plantilla. La verdad es que he estado 29 años como entrenador y  dando clases, diciendo a  los alumnos que el seleccionador es el único que en base a la elección de futbolistas “cada jornada” puede imponer un sistema y modelo de juego. Pero la verdad es que ni el propio seleccionador, lo he comprobado cuando lo he sido de la madrileña, puede escoger. Jugadores procedentes de distintos modelos y estilos, incluso en la plantilla de un club existen condicionantes como fichajes y jugadores que continúan, que hacen que el modelo de juego se adapte más a la identidad de la plantilla que una elección personal.

P: ¿Existe una relación directa entre el entrenamiento del balón parado y su eficacia en el proceso de competición?

R: Te puedo asegurar que suponen en torno al 25, 30% de los goles conseguidos vienen de esa faceta. Como buen entrenador del norte me considero un mal trabajador de la estrategia, me cuesta mucho tener a 15 jugadores parados bajo una lluvia torrencial o con un frío invernal ensayando una jugada. Por ello cuento con un compañero de banquilla que la trabaja a la perfección y que nos reporta unos beneficios importantes. No obstante ya te digo que suponen más o menos el tercio de los goles que consigues a lo largo de un año.  Sobre todo más importante, si cabe, es el tercio de los goles que encajas y si lo puedes evitar con este trabajo, por supuesto que el beneficio es grande.

P: ¿Qué tres aspectos colectivos cree que son imprescindibles dominar en un equipo profesional?

R: Quizás te voy a decir una frase que no suena muy bien y es que tienes que tener en cuenta cosas que muchas veces no tienen que ver con el fútbol. Pero yo prefiero ceñirme al aspecto táctico, y yo abogaría por las acciones colectivas dentro de todo el espectro del trabajo táctico. A nivel defensivo la presión organizada, independiente de la zona del terreno de juego y el tipo de presión, le doy muchísima importancia por el aspecto solidario y colectivo de dicha acción.

En el aspecto ofensivo los desdoblamientos que nos van a permitir mantener la ocupación racional del terreno de juego y tener superioridad numérica en aquellas zonas que son necesarias.

Y por último y lo que creo que caracterizan equipo bien trabajado los cambios de ritmo colectivos, que precisan además de una inteligencia y formación táctica del equipo imprescindible para que dicha labor se lleva a cabo de manera eficaz.

Pero la clave seguirá siendo escoger a los mejores y ponerlos en su sitio, el resto lo harán ellos seguro.

Patricia Rey Bermejo

Patricia Rey Bermejo

También te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *