FUNDACIÓN INSTITUTO DEL DEPORTE 

“La disciplina te da la libertad de elegir ser un jugador profesional”

Además de haber sido entrenador de balonmano del FC Barcelona varias temporadas, Xesco Espar es experto en Alto Rendimiento y autor de los libros Jugar con el Corazón. La excelencia no es suficiente (17 ediciones) y NO LIMITS. Lo que el mundo del deporte puede enseñarle a la empresa (3 ediciones). Actualmente se encuentra escribiendo un tercer libro que tiene pensado lanzar en septiembre. El Instituto del Deporte Español ha tenido la suerte de conocer cómo su especialidad influye en el mundo del deporte de primera mano. Para Espar liderar es hablar al corazón y dirigir a la cabeza.

Pregunta: ¿Por qué la motivación actúa como un multiplicador de la calidad y el rendimiento?

R: Porque todo el mundo tiene talento, pero la cantidad que utilizamos cada día suele depender de varios factores, a veces, por desgracia, del entorno que nos influye en nuestra motivación. Lo normal es que seamos nosotros los que decidamos cuanto de talento usamos. La motivación, por tanto, lo que hace es ayudarnos a que nuestra voluntad haga que usemos todo nuestro talento o solo una parte, por eso actúa de multiplicador.

P: ¿Qué aspectos tienen en común la psicología y el coaching en el entrenamiento?

R: La psicología es más importante que el coaching. Los elementos de la psicología del deporte son básicos igual que lo son la técnica, la táctica, la estrategia y la preparación física. El coaching es una herramienta, una metodología que ayuda a conseguir objetivos. La psicología tiene más herramientas y ayuda al jugador a tener más rendimiento a corto plazo, en los casos que haya jugadores con problemas les ayuda a superarlos. El coaching resuelve objetivos.

P: ¿Qué valores son importantes para trabajar en equipo?

R: Creo que hay muchos valores, pero hay tres imprescindibles. El primero es la generosidad: quiere decir, tienes que darle más al equipo de lo que la gente espera de ti sino es un grupo. Cada uno hace su trabajo, pero llega un momento en el que tienes que ayudar a los demás, tienes que ayudar a alguien que no le haya ido bien el día o te has quedado con uno menos y tienes que dar un poco más de ti. Entonces la generosidad es dar más de lo que esperan de ti, es el primero e imprescindible. Segundo, la humildad: es decir, por bueno que seas siempre hay días que fallas y esos días tienes que dejarte ayudar, los demás te ayudarán y otro días les ayudarás tú pero no tenemos que ser tan cabezotas y tener tanto ego de no dejarnos ayudar. El tercero, la confianza: cuando tengo que tomar una decisión normalmente miro hacia atrás para ver cómo me ha ido en el pasado. Si veo que me ha ido bien tengo la confianza para hacerlo en el futuro, si veo que me ha ido mal no tengo confianza. El papel del entrenador en esos casos es cuando un jugador hace algo bien hay que decírselo y decirle por qué lo ha hecho bien. Muchos entrenadores en múltiples ocasiones solo hablan al jugador para corregirle lo que ha hecho mal y eso no da confianza. La confianza se da cuando un jugador se da cuenta que ha hecho algo bien y lo fija.

P: El corazón y el talento son necesarios para alcanzar el éxito, ¿qué papel desempeña la disciplina?

R: Creo que si no hay disciplina entendida como autodisciplina, no tanto a la disciplina externa sino a la interna, porque la externa sirve para poco ya que los entrenadores están con el jugador dos o tres horas al día, el resto del día tienen que tener disciplina por lo tanto hablo de autodisciplina. La autodisciplina es lo que te permite ser deportista. Si un jugador no tiene autodisciplina no es libre, sin disciplina no hay libertad. Si no tienes disciplina personal, sobre todo los deportistas con dinero, el entorno te va a emborrachar de posibilidades, te vas a despistar pensando en todo esto y si no tienes una disciplina de enfoque en lo importante tu carrera se va a echar a perder. La disciplina te da la libertad de elegir ser un jugador profesional, porque si no te dedicas a todo menos a lo importante.

P: Últimamente se le da mucha importancia al liderazgo, ¿qué debe tener un buen líder?

R: Un buen líder tiene que tener varias características. La primera, tiene que hacer creer a la gente que es mejor de lo que ellos se ven, no de lo que son, sino de todo el potencial que tienen. El líder tiene que descubrir en nuevos jugadores toda su grandeza antes de que ellos la vean. Segundo, tiene que ser un ejemplo de constancia y un ejemplo para ayudarles a crecer, desear y aumentar el nivel de rendimiento. Tiene que ser alguien que lidere el equipo a través de los valores que hablábamos antes, tiene que ser alguien que proponga y ponga de relieve y en valor precisamente los valores. Y finalmente, diría que el líder tiene que estar sobre todo en los momentos de bajón del equipo. El bajón casi nunca es de talento, porque el talento existe, es de motivación y suele venir porque los jugadores prestan atención a cosas que les baja dicha motivación como el rival, el público, el entorno, la dificultad del partido… Entonces, el papel del líder es enfocar permanentemente la atención de los jugadores, cuando la necesiten, en las cosas que le dan energía como la posibilidad de ganar, lo que hay que hacer o los éxitos pasados. Tienen que enfocar la atención del jugador en aquello que es positivo y no en lo negativo.

P: ¿Cuál es la diferencia entre liderar y dirigir?

R: Súper importante. Liderar es hablarle al corazón de la gente y dirigir es hablarle a la cabeza. Liderar tiene que ver con generar una visión fascinante, motivar a la gente, hacer que deseen hacer cosas… Dirigir es enseñarle a hacer cosas. Para que una acción tenga resultado el que la hace tiene que tener dos cosas: tiene que saber hacerla y tiene que querer hacerla. Dirigir es enseñarle a saber hacerla y liderar es hacer que deseen hacerla.

P: ¿Cuándo se debe motivar a un equipo?

R: Siempre. Ojalá no tuviésemos que estar detrás, que la motivación fuese algo por dentro. La función de plantear las bases de la motivación como hablarles bien a los jugadores o no desmotivarles eso es un papel que creo que hay que hacerlo siempre. Siempre significa antes del entrenamiento con los jugadores, durante el entrenamiento en la manera de tratarlos, al final dando feedback, antes, durante y después del partido, a principio y final de temporada. La motivación tiene que ser un programa fijo en cualquier entrenador.

P: ¿Qué tres aspectos básicos consideras que debe tener un entrenador?

R: Hay uno que se da por supuesto, no voy a hablar de este pero es el más importante: tiene que saber mucho del deporte, de fútbol. Una vez sepa mucho de fútbol tiene que ser bueno en tres cosas concretas. Uno, planificando la temporada, las sesiones de entrenamiento y los partidos. Segundo, tiene que ser muy bueno motivando a los jugadores, haciéndoles acceder al máximo nivel de rendimiento a través de la manera en que se dirige a ellos, que les habla o les trata. Y en tercer lugar, tiene que ser muy bueno diseñando tareas de entrenamiento. Tiene que tener muy claro cómo quiere jugar y hacer ejercicios y tareas que realmente enseñe a los jugadores a jugar así. Tiene que ser un experto en la consecución de sesiones y tareas de entrenamiento.

P: Por lo tanto, ¿qué crees que hace bueno a un entrenador?

R: A un entrenador le hacen bueno varias cosas, pero si tuviese que resumir en dos diría que tiene que ser un buen director del equipo. Es decir, tiene que saber cómo quiere que juegue el equipo y plantear el modelo de juego, tiene que saber planificar para que todos los jugadores lo conozcan, tiene que ser un buen director pero tiene que ser un buen líder. Es decir, no solamente que el equipo juegue bien sino que haga que siempre se juegue motivados, que los jugadores estén siempre apoyando el equipo, que haya una rotación y un entusiasmo. Lo que hace bueno a un entrenador es que sea bueno dirigiendo y bueno liderando.

P: ¿Cómo se genera confianza en un equipo?

R: La confianza se genera cuando se celebran los éxitos por pequeños que sean. Antes hablaba de los valores decía que la confianza es cuando un jugador hace una cosa y sabe que la ha hecho bien. Eso es lo que da confianza y ¿cómo se genera? Pues el entrenador tiene que señalar a un jugador cuando hace algo bien y por qué, cuando el equipo gana un torneo o un partido, antes de acabar y que se vayan los jugadores, debe decirles que han hecho un buen partido por las razones que sean. Cuando el equipo se da cuenta que gracias a lo que han hecho han ganado es ese conjunto lo que les da confianza para volver a luchar por ganar.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Patricia Rey Bermejo

Patricia Rey Bermejo

También te puede interesar:

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *